top of page

El Planeta de los Simios: Nuevo Reino

¿Hasta qué punto se puede llegar a explotar una franquicia? es la pregunta con la que me gustaría iniciar, ya que en los últimos años hemos visto un gran incremento de secuelas, spin offs, precuelas y demás de grandes películas clásicas del cine, que si somos honestos, la mayoría están hechas para convertirse en éxitos de taquilla usando el factor de la nostalgia para poder impulsar el negocio que representa el cine dentro de nuestra sociedad, una maquiladora de dinero y de entretenimiento. Pero así como todo tiene su fin, creo que tratar de revivir viejas franquicias o continuarlas con secuelas innecesarias o con precuelas para mostrar el origen de ciertos personajes, está de más y llega a ser cansado al no tratar de contar una nueva historia y simplemente impulsarse con que la audiencia lo acepta simplemente por el factor ya mencionado de la nostalgia. 


La nueva entrega de la famosa y muy vieja franquicia de El Planeta de los Simios, es una precuela (de la película original) y a la vez una secuela (de este nuevo reinicio que tuvo la franquicia en el año 2011), solo que esta vez, nos presentan a personajes completamente nuevos. Después de la muerte del supremo líder César, (el simio que inició la revolución contra los humanos por la libertad de los simios) el mundo se ha dividido en diferentes grupos, humanos incivilizados, simios campestres y un grupo de simios salvajes que bajo el nombre del legado de César tratan de recuperar lo que fue suyo en el principio de los tiempos. Es aquí donde entra nuestro protagonista Noa, un joven simio que después de haber perdido a su aldea y a su padre (gracias a este clan de simios salvajes), emprenderá una aventura junto a una humana y un sabio simio experto en historia. 


Algo que sí debo aplaudir de la película, es su calidad visual, gracias a sus efectos VFX y la técnica motion capture que se ha usado en anteriores películas de la franquicia y entre otras como Avatar o en películas de Marvel,  Wes Ball comprendió y estudió bien la historia desde sus inicios y supo capturar la esencia que la hizo única desde un principio, claro, a pesar de su trayectoria en dirección en las películas de Maze Runner, se nota que aun le falla bastante en la narrativa y en captar la atención de la audiencia desde un principio,  la primera media hora es bastante lenta y aburrida, claro que sirve como presentación de nuestros nuevos protagonistas, pero el ritmo es bastante lento e incluso puede causar varios bostezos y aunque la película se recupera conforme avanza, el final no es tan profundo o fuerte, por mi parte no me quede con ganas de ver más, pero conociendo que ahora que Disney adquirió 20th Century Fox, sabemos que la idea es explotar lo más que se pueda la historia. 


A pesar de que no estemos ante una película mala, me atrevo a decir que tampoco es una película memorable o icónica, será algo que pasará a la historia como una más del montón, claro, tiene sus momentos muy bien ejecutados y contados, pero creo que donde más falla es en el poco desarrollo de sus personajes y el uso excesivo de la nostalgia por querer agradar a los fans de hueso colorado de la película original, haciendo mención de personajes o de situaciones de la historia original del año 1968. Pero eso no le quita que sea una película muy entretenida y que nos hace pasar un buen rato y que nos dejará muy impactados gracias a su estilo visual y un villano muy intimidante. 

3 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Comments


bottom of page